domingo, 10 de diciembre de 2017

Visita a la Base Aérea de Matacán con Airbus DS fans group (y II)


Si apasionante  e instructiva fue la primera parte de la visita, la segunda había de depararnos grandes dosis de emoción ya que llegaba el momento de impregnarnos de sonido de motores, combustible y asfalto a partes iguales y conocer las aeronaves que tienen su base en estas instalaciones.


- El Grupo de Adiestramiento (Escuadrón 741) utiliza desde 1981 nuestro querido Casa C-101 Aviojet que en la nomenclatura del Ejercito del Aire se denomina E.25 Mirlo (extraoficialmente y de manera cariñosa siempre será para nosotros el "culo pollo"). Aparato incansable que ha dado un resultado realmente espectacular habida cuenta de sus casi 40 años de servicio en el Ejercito del Aire, cifra que seguramente se va a alcanzar pues aún no hay definido un sustituto que herede las grandes virtudes de este aparato de entrenamiento avanzado (maniobrabilidad, bajo consumo y gran facilidad operativa, entre otras).



Como curiosidad, destacar que también son utilizados para mantener el adiestramiento del los pilotos de la especialidad de caza y ataque sin destino en Unidades.



Desde el punto de vista de un aficionado no hay lugar mejor para fotografiar y contemplar a placer a estas magnificas máquinas que a un paso de ellas sintiendo en el rostro el calor del sol al reflejarse sobre su fuselaje, una auténtica gozada.





Si eso es un auténtico placer no quiero ni imaginar lo que sentirán los ocupantes de esas veloces flechas cuando cambian el suelo por el azul y su sombra se queda en el asfalto incapaz de seguirlos.




Aunque no pude acompañarlos en su viaje si que experimenté siquiera por un momento lo que es encontrarse en su lugar gracias al ejemplar que se puso a nuestra disposición para dicho menester (lo pusieron sin combustible y apagado, por si acaso).





- El  Grupo  de Enseñanza  (Escuadrón 744)  utiliza desde el año 2008 el CASA/Nurtanio CN-235, T-19 en nomenclatura del Ejército del Aire y que vino en su día a sustituir al mítico C-212 Aviocar en  las labores  de  formación en  las técnicas  específicas del transporte aéreo militar y en tareas de apoyo a otras unidades en lo que a transporte se refiere.


Hasta un total de 8 T-19s tienen su base en Matacán.






Por otro lado, en los hangares aledaños a la plataforma se llevaban a cabo diversas reparaciones a algunos ejemplares muy interesantes teniendo en cuenta que había dos Mirlo con decoración especial.




 Ejemplar que conmemora las 100.000 horas de vuelo del Mirlo en Salamanca



 Ejemplar que conmemora los 25 años de servicio del Centro Logístico de Armamento y Experimentación (CLAEX)


También "apareció" por allí el Foca-19 (Canadair CL-215T Ud.13-19 / 431-19) del Ala 43 desplazado desde Torrejón de Ardoz para combatir un incendio declarado en la localidad salmantina de Puente del Congosto. Pese al triste motivo que obligó a su presencia en Matacán para nosotros se trató de una especie de bonus añadido a un día perfecto en lo que a la observación aeronáutica se refiere.


Para finalizar esta visita un paseo por el interior de la Base nos permitió honrar a las viejas glorias que permanecen expuestas orgullosas y altivas cual guardianes del tiempo ; tras los servicios prestados disfrutan de un merecido reposo cerca de donde dieron lo mejor de ellas.



 Douglas C-47 DL --- T.3-59 / 745-59


 CASA C-212-100---T.12B-25 / 74-72


  North American T-6G Texan---E.16-122 / 74-103

Como conclusión una posterior sesión de charla aeronáutica alrededor de diversas viandas que se disfrutaron en buena compañía y de manera muy entretenida gracias en gran parte a las apasionantes y curiosas historias que quiso compartir con nosotros el Tte. Coronel Buergo y al que  escuchábamos de manera atenta totalmente atrapados por las anécdotas de toda una vida a bordo de aviones militares y al que vuelvo a agradecer su complicidad para con nosotros.

Fue el perfecto colofón a una jornada repleta de emociones y AVIACIÓN como las que hay pocas. Otra oportunidad disfrutada gracias a Airbus DS fans group y a la amabilidad del Ejercito del Aire para con este grupo de ciudadanos.



sábado, 9 de diciembre de 2017

Visita a la Base Aérea de Matacán con Airbus DS fans group (I de II)


Una vez más tuve la oportunidad de compartir aventuras con los compañeros y amigos de Airbus DS fans group al cual tengo la fortuna de pertenecer y a cuyos administradores debo agradecer tanto dicha pertenencia como la organización de visitas aeronáuticas y otros eventos de primer nivel cuya consecución no siempre es fácil y a las que hay que dedicar mucho tiempo y tacto. Gracias.

En ésta que nos ocupa íbamos a disfrutar de la extraordinaria oportunidad de conocer de primera mano la actividad, material e instalaciones que el Ejercito del Aire utiliza en las salmantinas tierras de Villagonzalo de Tormes, a unos 15 kilómetros de la localidad de Salamanca.


Hasta aquí nos desplazamos varios miembros del grupo el 24 de Agosto de 2017 para conocer las actividades del Grupo de Escuelas de Matacán que tienen lugar en la Base Aérea del mismo nombre.


- Grupo de Adiestramiento.

- Grupo de Enseñanza:
                 
            1) Escuela Militar de Transporte.
            2) Escuela de Tránsito Aéreo.
            3) Escuela de Sistemas Aéreos no tripulados (UAS)

Existen además otros componentes como el Grupo de Material, el de Apoyo o los diversos Servicios Económicos  y Administrativos que completan las necesidades que en sus diversos campos de acción resultan imprescindibles para el correcto funcionamiento de todo el conjunto.


Con respecto a este "todo" hay que decir que hablamos de una prestigiosa Unidad dentro de la Fuerza Aérea Española con una longeva vida operacional que se remonta (en sus orígenes primigenios)  a 1936 cuando se utilizó un campo de vuelo creado ex profeso aquí para grupos de bombardeo nacionales durante la Guerra Civil Española.

Tras su uso por IBERIA durante un tiempo es en 1939 cuando se traslada hasta Matacán la Escuela de vuelo sin visibilidad y desde entonces se vienen ejerciendo labores de enseñanza de diverso tipo de manera ininterrumpida hasta el día de hoy.

Con una vida tan extensa no es de extrañar el reconocimiento de las gentes de Salamanca con esta prestigiosa Base Aérea con la que le unen fuertes vínculos históricos, emocionales y económicos, por citar algunos.


En lo que respecta a nuestra visita ésta comenzó después de las 10:00 de la mañana tras la tradicional reunión y posterior caravana de vehículos para llegar al control de acceso y acreditación imprescindible en cualquier instalación militar.


En este punto me gustaría agradecer personalmente al Tte. Coronel Buergo sus atenciones y desvelos para que nuestra estancia en esta Base diera como resultado una magnífica jornada en la que se mezclaron a partes iguales instrucción, diversión y camaradería.Muchas gracias por su amabilidad y afabilidad, así da gusto.

Como suele ser habitual en primer lugar se nos ofreció el visionado de un pequeño reportaje sobre la historia y situación actual de la Base Aérea de Matacán (el nombre proviene de la gran resistencia y velocidad de la especie de liebres que tiene su hábitat en esta zona y de la dificultad para cazarlas por parte de los galgos que se usaban y usan para ello).


Tras situarnos espacio-temporalmente en lo que respecta a la B.A. Matacán tocaba ahora uno de los aspectos de las visitas a las Bases Aéreas que siempre sorprende y que no es otro que el de contemplar los diversos Museos de los que siempre constan en España este tipo de  instalaciones y que en todos los casos que conozco son interesantísimos por cuanto permiten contemplar objetos y fotografías en muchos casos de un valor histórico incalculable (amen del crematístico que alguna pieza en concreta pueda tener, como veremos más adelante) y detalles espectaculares y curiosos .




Y por supuesto el Museo de la Base Aérea de Matacán no iba a ser menos, sobre todo si tenemos en cuenta su dilatada trayectoria dentro del Ejercito del Aire.


Si a todo ello añadimos que se permitió la fotografía sin ningún tipo de cortapisas es fácil entender que la colección de recuerdos en dicho formato haya sido ingente aunque no creo que este Museo se merezca menos ya que en él se pueden contemplar piezas únicas muy, muy especiales.


 Devirómetro y otras piezas

Cámara de fotos utilizada por la Legión Cóndor en 1937





 Calculador para navegación aérea






Aún siendo todas piezas elegidas y merecedoras de ser exhibidas aquí hay que hacer especial mención a una auténtica maravilla que se cuida con mimo y respeto y que se exhibe en recinto aparte (lógico por su propia naturaleza): El Planetario "Celeste I", uno de los planetarios ópticos más antiguos del mundo; es realmente encomiable que se mantenga en el magnífico estado en el que se muestra y verdaderamente sorprendente que funcione perfectamente tal y como pude y tuve la inmensa fortuna de contemplar.

Su valor histórico es incalculable hasta el punto de que ya hace años prestigiosos museos extranjeros realizaron ofertas económicas realmente sensacionales para intentar hacerse con él, cosa que desde luego no va a suceder el tratarse de una pieza que pertenece al Patrimonio Histórico-Artístico de nuestro país, como no podía ser menos.

Ocupando uno de sus asientos la contemplación de las estrellas proyectadas por él en su cúpula y el perfil de las diversas ciudades en su perímetro traen a la memoria a los cientos de navegantes que aprendieron a guiarse en el cielo nocturno gracias al mismo; que lejanos tiempos de las facilidades electrónicas de hoy en día.





  
Tras haber podido disfrutar de estos magníficos presentes nos encaminamos a la Jefatura de la Base donde seríamos amablemente recibidos por el Coronel de la misma D. José García García que aparcó por unos instantes sus múltiples ocupaciones para departir unos minutos con nosotros y recibir un pequeño obsequio de agradecimiento, no todos los días se tiene la posibilidad de conocer el día a día de una Base Aérea del Ejercito del Aire.